Carta abierta a un futuro nómada digital

Hola, futuro nómada digital. 

Me imagino que, como yo solía hacer, vives leyendo cosas al respecto de la vida freelance, esperando poder encontrar la solución a tus problemas o algún indicio que te encamine. 

Hay muchos y muy buenos posts que hablan sobre lo genial que es trabajar viajando y de todos los beneficios del trabajo remoto, pero en realidad pocos textos comentan la realidad que acecha al nómada digital tal cual es o te dan indicaciones precisas de cómo arrancar. 

Por eso me dispuse a escribir el post sobre la vida freelance que me hubiese gustado leer a mí hace algunos años, cuando aún no podía saber realmente qué implicaría esta forma de vida.   

Creo que, a esta altura, no hace falta explicarte qué comprende exactamente ser nómada digital, por eso hoy te quiero contar cómo es que me sucedió a mí. A pesar de que me estoy asentando recién ahora, considero que la etapa más difícil de mi proceso ya ha pasado, dado que acabo de cerrar mi primer trabajo fijo y remoto ☺, el cual me consolida como nómada digital.

La intención de esta carta, entonces, es ayudarte a que te guíes un poco y que puedas calmar tu ansiedad freelancer, porque todo lo que debe llegar, eventualmente, llega. Eso te lo puedo confirmar. 
Tan solo hay que iniciar el camino.

Y en realidad, comenzar este camino para mí fue más una circunstancia que una decisión. 

Si bien siempre me atrajo la idea de trabajar desde mi computadora y desde donde quisiese, cuando terminé la universidad yo quería firmemente ingresar en una empresa y comenzar a tener ingresos. Que alguien me pagara un sueldo a cambio de realizar tareas.

Consideraba que lo freelance me llegaría más tarde, cuando tuviese una experiencia más desarrollada. Ahora quería una rutina, sentirme aplicada, crecer laboralmente; pero aquello no llegaba. 

Recuerdo que mandaba miles de currículums y nada pasaba, más allá de unos cuantos mails y pocas entrevistas sin respuesta. Recuerdo sentirme frustrada y no entender por qué a mí, de a todas las personas, no se me daba. Recuerdo, en consecuencia, empezar a intentar conseguir trabajo a través de internet. 

Coincide mi suerte con que el servicio que yo ofrezco lo puedo realizar tan solo usando Word, pero aquello de trabajar desde la computadora a tiempo completo no era más que una idea platónica de la que leía en blogs. Yo me mantenía en la búsqueda de un trabajo tradicional.

¿Por qué? Bueno, no terminaba de creer o considerar aquella vida del trabajo remoto posible para mí, ya que todas las personas que hablaban sobre ser nómadas digitales parecían tener una larguísima trayectoria y estar mucho más construidos laboralmente que yo, que recién acababa de graduarme.

No comprendía cómo es que uno pasaba, de la nada, a tener un trabajo freelance. 

Y entonces, lo que fue un factor clave es que yo disponía de tiempo, dado que no tenía trabajo. Y al disponer de tiempo, pude dedicarme a ver cómo era aquello de las páginas de trabajo. 

Me armé un perfil, subí como portfolio algunos trabajos de la facultad junto con trabajos esporádicos que había realizado a lo largo de la carrera, y empecé a enviar propuestas. 

La verdad, siempre fui ávida de las redes sociales y de la computadora, no sé si esto tendrá que ver; pero recuerdo que realmente invertí mucho tiempo en todo lo previo a empezar a generar plata: en la construcción de un perfil laboral y en el envío de millones de propuestas a trabajos. 

Hice todo esto medio que como un juego, no esperando realmente nada. Pensaba que al tener un perfil desarrollado me sería más fácil entrar en una empresa. 

Dos meses después, (sí, dos meses) alguien me aceptó una propuesta para un trabajito a través de esta página freelance. Era por poco dinero, algo así como 20 euros, pero significaba para mí la primera vez que generaba dinero a partir de mi habilidad y desde mi computadora, ¡y en otra parte del mundo! Ya que el cliente era de Colombia. Fue muy emocionante.

Pero jamás hubiese imaginado que aquel realmente iba a ser el principio de un largo recorrido que me ha llevado, hoy, a considerarme nómada digital.

¡Wow! Qué raro pero gratificante se siente poder decirlo: soy nómada digital. Hoy ofrezco un servicio -en mi caso de traducción de textos- a través de mi computadora, a la cual puedo usar cuando y donde yo quiera, (lo que más me gusta es irme a trabajar al Café All Saints, aquí a dos cuadras de mi casa).
Fotografía: Café All Saints

Bueno, como te comentaba, recién ahora comenzaré a tener una base de sueldo fijo, pero durante los últimos dos años nunca supe exactamente cuánto iba a generar el próximo mes, o si iba a generar algún dinero del todo. Fue realmente vivir en un limbo. Para nada fácil, pero aquí estamos; y estamos bien.    

Futuro nómada digital, no quiero venir aquí a decirte que el trabajo freelance es la salida a todos tus problemas y que es el paraíso. Claro que no, de hecho esta modalidad seguramente te cueste mucho esfuerzo y posiblemente tardes en estabilizarte económicamente. Si estás en la necesidad de generar dinero ya, probablemente tengas que buscar otro camino para hacerlo mientras construyes tu vida nómada… 

Pero lo que sí te puedo afirmar es que, una vez que lo logres, todo habrá valido rotundamente la pena. 

Perdón, no quiero ponerme sentimental. Te escribiré, nómada, algunas consideraciones para empezar.

Porque créeme, sé que todo esto que te digo suena muy bien en la teoría pero que no se lleva tan fácil a la práctica, por eso mi primera y principal recomendación es:

Ármate un buen perfil
Tanto sea un buen portfolio o una energética carta de presentación que potencie tus habilidades. A partir de esto, tendrás más chances de que los clientes se fijen en ti. Al menos esto me sirvió a mí. 

Así, de repente un día, te llega un primer cliente para un trabajo quizás corto y chico. Lo haces bien, el cliente queda satisfecho. Te contrata una segunda vez para un proyecto más grande. Súper. Lo haces también excelente. Ya tienes dos trabajos buenos para sumar a tu perfil. Envías un presupuesto y otro cliente, al ver estos trabajos, te contrata. Queda satisfecho con tu trabajo. Pasan dos semanas y un amigo a través de las redes sociales te pregunta si lo puedes ayudar con un trabajo, lo haces a la perfección. Tu amigo te recomienda, se corre la voz; a la par tu primer cliente te vuelve a pedir un trabajito. 

Y así, de a poco, comienza a pasar.

Después de tener tu perfil consolidado, el factor más importante que te permitirá seguir consiguiendo trabajos es que te esfuerces para:

Siempre hacer el mejor trabajo que puedas. 
Es importante que reflejes todo tu potencial en cada trabajo, por más mínimo que sea, ya que este será tu puerta a la forma de vida nómada. Debes conseguir que los clientes te vuelvan a llamar o te recomienden, he ahí la clave. 

Si consideras que ofreces un producto o servicio que se destaca, listo, no vas a tener problema. ¡Pero tienes que trabajar duro! Tienes que destacarte, buscar ser el mejor. 

Si vas a trabajar freelance tienes que ser un maldito genio en lo que haces, y para eso tienes que vivir aprendiendo y creciendo. 

Durante este tiempo yo me la pasé haciendo nuevos cursos y aprendiendo tutoriales en internet para desarrollarme más y más. Para adaptarme a los desafíos que cada proyecto me implicaba. Considero que el aprendizaje, en estos tipos de trabajo que pueden expandirse infinitamente, nunca debería parar; pero este es un tema del que te hablaré en otra carta. 

Desde aquel primer trabajito de 20 euros, dos años atrás, me pasaron tantas cosas, nómada. Cada proyecto fue un reto; cada cliente, un nuevo mundo; cada sueldo, un crecimiento personal. 

Entendí que había un por qué no entraba en las empresas, y es que mi cuerpo y vida me demandaba otra cosa. Sin darme cuenta se me fue creando un camino, el cual transitaré por el resto de mi vida y me llevará a distintas partes del mundo: no voy a dejar de aprovechar la posibilidad de trabajar viajando, pero considero que aún me falta un poco para eso, me falta formarme y crecer un poquito más, y ahí podré llevarme al resto del mundo por delante.  

De esta manera, mi última recomendación para ti es: 

Paso a paso. 
Paso a paso, nómada. Con esfuerzo, paciencia y dedicación, te llegará también. 

Ahora, para calmar un poco tu ansiedad, desarrollé una lista real de ventajas y desventajas sobre trabajar remotamente, al menos en una primera etapa.

VENTAJAS
  • Eliges en que trabajos participar.
  • Puedes hacer tu trabajo desde cualquier lado.
  • Irás aumentando tu portolio y, así, creciendo laboralmente.
  • Eres tu propio jefe. 
  • Puedes organizarte como quieras y trabajar cuando quieras.
  • Puedes hablar directamente con tus clientes y crear relaciones de valor. 
  • No dependes de alguien para terminar tus cosas.
  • Te puedes dedicar a cuantas cosas quieras. 
  • Le pones a tu trabajo el valor que consideras adecuado. 
  • Puedes vivir viajando. 
  • La única presión provendrá de ti mismo. 

DESVENTAJAS
  • Al comienzo, quizás debas trabajar cobrando poco. 
  • Puede que sea complicado organizar tus tiempos y saber cuánto tiempo real te llevan las tareas.
  • Suele ser difícil calcular correctamente los presupuestos que envías. 
  • Los competidores ponen precios bajos y los clientes intentan bajártelos aún más, lo que te puede hacer sentir que no te están pagando lo que tu trabajo vale. 
  • Estás bastante tiempo sentado a la computadora.
  • Si pasa algo malo, estás solo. 
  • Al estar solo, aprendes menos sobre trabajar en equipo.
  • Quizás te comprometas con labores que en la práctica no eres tan capaz de hacer y, a diferencia de en una empresa, no tienes expertos cerca para ayudarte.
  • Por querer satisfacer a los clientes terminas trabajando de mas.
  • No hay horarios fijos: vida y trabajo se mezclan, lo cual no siempre es bueno. 

Sí, como en toda la vida, hay una parte buena y una mala. Puede que hayas notado cómo algunas de las ventajas son también desventajas, como la de no tener horarios fijos; la cosa es que tienes que aprender a organizarte como nunca antes para no colapsar en el intento y poder crear un equilibrio entre tu vida y los tiempos de trabajo. 

Hay una sensación difícil de explicar al ser nómada, y es que tú te vuelves tu trabajo, lo llevas siempre contigo. Es raro, nómada, pero me siento desnuda cuando salgo de mi casa sin mi computadora; ya que ante cualquier cosa que necesite o tiempo libre no podré trabajar. Cuando llevas tu trabajo contigo, es como que eres un todo. Eres todo en uno. 

No vendes un servicio específico sino que te vendes enteramente como profesional.

Seguro piensas, que loca esta persona, que se siente desnuda sin su computadora, yo me voy a poder librar fácilmente y separar mi vida laboral de la personas… ¡Ojalá! Pero en mi caso, la total comunión y dedicación al trabajo fue lo que hoy me hizo llegar hasta acá; por eso, si lo quieres, debes meterte de lleno

No es algo que puedes hacer más o menos, depende de las ganas y el tiempo que dispongas. Quizás cuando ya hayan pasado algunos años más podamos relajarnos; pero en esta etapa de construcción, realmente, hay que esforzarse y darlo todo. Hay que trabajar más que nadie.

Por eso es que te recuerdo que la vida nómada te será un camino difícil, al menos en una primera instancia. Entrar en una empresa, respetar una rutina y tener tareas fijas,  en las cuales te ayudan expertos, es tanto más fácil y organizado, lo cual no es peor, sino tan solo para otro tipo de personas. 

Por eso, debes preguntarte: ¿qué tipo de persona eres? 

O más aún, ¿qué tipo de vida quieres?

¿La fácil o la difícil?

A mí lo de ser nómada digital me permitió conocerme desde otro lado, desde el desafío, desde la incertidumbre; ¡y no puedo estar más agradecida! Hoy soy más grande y más fuerte.

Me considero más preparada contra el mundo, subsisto sola. Si puedo generar dinero en cualquier lado, puede realmente ir a cualquier lado. Recorrer toda la tierra que también es mía. Y realizar cualquier cosa. ¡Lo que quiera! Es así de simple. Yo moldeo mi vida.

Todavía me falta crecer, muchísimo. Pero no tengo dudas de que estoy en el camino, y en un camino que sola me he construido. Esto es lo más valioso de todo.  

También finalmente entendí por qué siempre leía a tanta gente hablando del trabajo freelance de una forma tan feliz: porque, hacia el final y a pesar de todas las cosas malas que pueden ocurrir durante el proceso, el nómada digital elegirá siempre ser nómada digital.

Porque, simplemente, esta es una vida más evolucionada. 

Y te la deseo también a ti, futuro nómada digital, que de alguna forma tampoco has encajado en el modelo establecido por la sociedad. Por eso, para impulsar tu camino, hoy me he vuelto una más de aquellos que escriben posts sobre la felicidad del trabajo remoto.  

Espero haberte ayudado, y quisiera encontrarte a ti en dos o tres años escribiendo sobre cómo tú te has vuelto nómada digital, intentando a ayudar a algún otro que se encuentre donde tú solías encontrarte, a través de tu experiencia. 

Esta es la mía.

Recuerdo que alguna vez de chica leí un libro que decía que una hoja en blanco siempre iba a ser más interesante que una hoja ya escrita, porque esta tendría posibilidades infinitas de hablar y de decir, mientras que la hoja escrita ya estaba limitada por conceptos y palabras. 

Creo que ser un nómada digital tiene algo que ver con eso. Con la infinita posibilidad de acción y de crecimiento. Con que cada día y cada oportunidad sea un desafío. Con que al renovar tu trabajo se vaya renovando tu vida. 

En definitiva, ser nómada digital tiene que ver con la libertad.  

Daiana 



Suscríbete a los nuevos trabajos remotos

Cada día te llegarán las nuevas ofertas que vayan incorporando las empresas que buscan trabajadores en remoto.

Enviar los nuevos trabajos de
a
cada día

Artículos relacionados

7 Habilidades requeridas para Trabajar en Remoto

Lee las 7 habilidades que necesitas para trabajar en remoto de forma eficaz. Trabajar desde casa está muy bien pero necesitas controlar estos aspectos para además sentirte bien

Empresas que trabajan 100% en Remoto

Mira las empresas que trabajan 100% en remoto en 2019. Formar parte en una de estas empresas significa que puedes trabajar desde casa o cualquier lugar del mundo.

5 Profesiones ideales para trabajar en remoto

¿Te gustaría conocer qué profesiones son las más demanda tienen para trabajar en remoto?. Analizamos las 5 profesiones que actualmente lo tienen más sencillo para despedirte de la oficina
Copyright © Trabajo en Remoto 2019 | Blog | Feeds Rss | Privacidad | Condiciones
Las cookies nos ayudan a ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso de cookies. Más información