Día de un trabajador en remoto: Diego Martínez

Nombre: Diego Martínez Castañeda
Trabajo actual: Cloud Architect en Admiral Group Europe
Ubicación actual: La Cartuja, en Sevilla

Ordenador actual:
Mi ordenador personal es un MacBook Pro de 2012 con unas cuantas modificaciones importantes como un disco SSD, más memoria RAM y un disco mecánico en el lugar donde estaba el DVD que tiene Debian GNU/Linux como único sistema operativo. 
Temporalmente también tengo en casa el ordenador del trabajo, un sobremesa Dell Precision T1700 que es una auténtica maravilla, rápido y potente pero que, por normas de la empresa, funciona con Microsoft Windows 10.

Dispositivos móviles actuales:
Soy amigo de exprimir al máximo mis cacharros y buena prueba de ello es mi móvil, un Google Nexus 6P de finales de 2015 que sigue funcionando como el primer día. Eso sí, le he metido una ROM porque ya no tenía actualizaciones del sistema.
También tengo una tableta BQ con un teclado bluetooth plegable que hace las veces de oficina portátil porque me permite hacer prácticamente de todo sin tener que llevar a cuestas el portátil. Obviamente tiene limitaciones pero lo compensa con poco peso y mucha usabilidad.

¿Cómo es tu día de trabajo típico?
Actualmente trabajo en remoto, como mucha más gente, desde que empezó el confinamiento por la COVID-19 y he tenido tres tipos diferentes de días de trabajo.

El primero fue cuando se decidió que toda la empresa trabajase en remoto lo que implicó muchas horas de despliegue y refuerzo de todas las conexiones y servicios. Fueron días largos con listas de tareas por hacer y reuniones cada pocas horas para ver avances y problemas.

El segundo fue cuando ya estábamos todos trabajando desde nuestras casas, que tocó afinar servicios y eliminar fricciones derivados del cambio de paradigma. En esos días manteníamos un par de reuniones diarias, los dailys, sobre todo para mantener la sincronización en el equipo y la dirección común.

El tercer tipo es en el que nos encontramos ahora, cuando toda la maquinaria está engrasada y funcionando bien, que hemos vuelto a las rutinas de antaño, de hace dos meses. 
Tenemos un daily a primera hora donde ponemos en común las tareas y fijamos prioridades, luego seguimos con lo asignado y lo alternamos con reuniones con otros equipos.

Configuración de tu espacio de trabajo
Esta es la segunda vez en mi vida que trabajo en remoto, desde casa y se puede decir que ya tengo bien aprendida la lección. 
Necesito una mesa grande y ancha donde entren holgados el portátil y la pantalla de 24 pulgadas, junto a el teclado, el ratón y mi eterna libreta de notas. 
Cuando empecé este periodo en remoto utilizaba el ordenador del trabajo con dos monitores de 24 pulgadas y tenía el portátil a mano para cuando hiciese falta. Literalmente me faltaba mesa.

Hace años que soy consciente de la importancia de la ergonomía cuando te pasas demasiadas horas sentado al ordenador y siempre tengo una buena silla, cómoda y resistente y un reposapiés. Además alterno entre teclados ergonómicos y teclados cortos (no tienen teclado numérico) y con un trackball pegado al lateral del mismo, minimizando movimientos.

Espacio de trabajo de Diego en remoto

Por último tengo mi libreta a mano, mi pluma, lápices y bolígrafos, el teléfono móvil visible sobre una peana porque como está silenciado puedo ver si me llaman y algunas tonterías como pelotas antiestrés y figuritas.

¿Algún consejo para alguien que empiece a trabajar en remoto?
Lo más importante a mi juicio es, si es posible, fijar horarios y cumplirlos porque estar trabajando todo el día agota y quema a partes iguales y el rendimiento, que es una de las ventajas del trabajo en remoto, se resiente muchísimo. Si no es posible, demasiadas veces no lo es, entonces es bueno hacer paradas largas, de media hora, varias veces al día, para salir del lugar de trabajo y cambiar de aires.

El lugar donde trabajas también es muy importante y, aunque el sofá es una opción tentadora, yo recomiendo tener un sitio donde trabajar y si tiene puerta, mejor. Porque así vas a trabajar, entras y cierras la puerta y tu cerebro sabe que lo estás y hasta que no sales por la puerta, no dejas de trabajar. 
También evita distracciones o molestias, sobre todo en estos días en que todos estamos en casa.
Como vamos a estar muchas horas sentados y no es la oficina, no es necesario llevar trajes ni ropa tan formal y prima la comodidad. 
Si tengo agendada una reunión importante procuro parecer a los presentadores de las noticias que van con camisa, corbata y bermudas.

Algo que solía hacer y que es fantástico era hacer deporte antes de entrar a trabajar a las 9 de la mañana. Empiezas la jornada a otras revoluciones y se nota mucho. Obviamente, el confinamiento no ayuda y esto no es posible pero, en pocas semanas lo será.

Por último, una pequeña tontería: como estamos usando las videoconferencias para reunirnos, sed muy conscientes del fondo que tenéis detrás vuestro. Hay auténticas sorpresas, algunas agradables.

¿Qué te gusta escuchar mientras trabajas?
He aprendido que la música en el trabajo tiene que ser muda, sin letra. No será la primera vez que un script no se ejecuta porque he escrito la letra de la canción que escuchaba en ese momento, llevado por el ritmo. Suelo escuchar música House pero tranquila, sin sobresaltos ni subidones sin motivo. La alterno con ruidos (blanco, de lluvia, de la selva) y, a veces, me pongo conciertos completos de algún grupo de rock para sacudirme el muermo.

¿Recomiendas alguna aplicación para el día a día en remoto?
Recomiendo varias, todas ellas de software libre.
  • Mattermost, un clon de slack que no tiene sus limitaciones y con el que se puede interactuar con todo el equipo, la empresa o recibir avisos automatizados de los servicios.
  • Jitsi, una plataforma de videoconferencias que se puede instalar en tus servidores y que no tiene nada que envidiar al resto.
  • Nextcloud, una nube privada donde alojar ficheros que permite compartir agendas, contactos, hacer videoconferencias y una larga lista de opciones.

¿Además del ordenador y el móvil, indica que gadget es imprescindible en tu día a día?
En lo digital, considero imprescindibles unos buenos auriculares inalámbricos, que (te) aíslen del ruido y te permitan meterte en ese bucle de concentración donde todo es productividad. 

Yo he usado un par a lo largo del tiempo y me quedo con los que tengo ahora, unos Bluedio nada discretos con cancelación de ruido que tienen las almohadillas blandas y mullidas.
En la parte analógica, mi libreta de notas es imprescindible.

Por último. Recomiéndanos un libro inspirador sobre emprendimiento, marketing o de cualquier tema que te haya cautivado
Un libro que me encantó y que está relacionado con el trabajo en remoto es “The Year Without Pants: WordPress.com and the Future of Work”, de Scott Berkun y que trata de la experiencia en primera persona del autor cuando comenzó a trabajar en WordPress.com desde su casa.


Conéctate con Diego Martínez Castañeda

Publicado por: Manuel García
Fundador de Trabajo en Remoto. Impulsando el trabajo remoto.
Conecta conmigo en:

Recibe los nuevos artículos en tu correo

Cuando publiquemos un nuevo artículo, te llegará directamente a tu bandeja de entrada.

  • Artículos relacionados

    Desde Tarifa con amor. Tomás Santoro CEO de SumaCRM nos cuenta como se organizan para trabajar en remoto.
    Entrevistamos a Manuel Galayo , Managing Director de Nubalia que nos cuenta como realizan trabajo remoto en su organización como partners de Google
    Entrevistamos a Carlos Jonay Suárez, co-fundador de Escuela de Trabajo Remoto. Nos cuenta la génesis de esta incipiente aventura.
    El Podcast de Trabajo en Remoto tiene 4 episodios que se han descargado 2.428 veces

    Las cookies nos ayudan a ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso de cookies. Más información